Oraciones a San Benito

Pedid y se os dará, pero pedid con fe, esas son las palabras del Señor en cuanto a la oración se trata. Cómo no colocar a esta arma poderosa en semejante lugar, si los profetas y el mismo Jesús, promovieron lo grande y poderosa que era la comunicación de corazón con el Altísimo.

La oración no sólo puede ser llevada al padre a través del Espíritu Santo, María Santísima o quien la está haciendo, sino además puede ser entregada al Todopoderoso e inclusive magnificada por esos grandes intercesores, como son los Santos.

San Benito es un ejemplo de Santo, este hombre lleva sin dudas las plegarias a los pies a de Dios y se cumplen miles de promesas, cada vez que él habla con el que todo lo puede.

Oraciones a San Benito disponibles

¡Felicitaciones! Llegaste a la parte de este medio digital, en donde puedes ver la lista de oraciones a San Benito disponibles. Enseguida encuentras un menú que contiene todas las plegarias que hasta la fecha hemos compartido a nuestros queridos usuarios.

El proceso para navegar/ingresar a cada oración es muy simple y es siempre el mismo: haz clic o toca la imagen de la plegaria que te interese ver.

Lista de reproducción en YouTube

Sabemos que para algunas personas leer se puede volver algo aburrido, por ello hemos preparado en nuestro canal de YouTube, una serie de videos sobre las oraciones aquí compartidas. Y por esto que te estamos comentando, es que enseguida vas a encontrar la lista de reproducción con cada una de las plegarias en vídeo.

Quién es San Benito

historia de San Benito

Fue un hombre que vivió durante los siglos V y VI, su labor la realizó casi por completo en los monasterios, siendo una de las principales figuras de estos lugares en el aquel entonces Imperio Bizantino.

El origen de este hombre es de una familia bien acomodada, donde su padre gozaba de una gran posición económica y tenía una hermana llamada Escolástica, quien también se dedicó al Señor, convirtiéndose en santa, siendo ésta entonces una familia consagrada a las labores del Altísimo.

Otro episodio en la vida de este gran hombre, ocurrió cuando decidió abandonar Roma, en este momento se dirigió a una cueva y permaneció allí dedicado a la oración y sacrificio por 3 largos años. Tras este tiempo fue descubierto por un grupo de pastores, quienes no dudaron en esparcir el legado de este hombre y muchas personas desde aquel momento, no dudaban en acudir a él para que los asesorara en su vida espiritual como en sus quehaceres y caminos.

Posteriormente fundó la orden de los monasterios, con su libro la Regla de San Benito, que es el código rige las funciones y estilo de vida de quienes se dedican a ello. Desde el siglo VI existe esta forma de servir a Dios y todo fue gracias a este hombre, su meditación y oración, que hoy en día existen los monasterios, con el fin de crear hombres santos.

Muchas anécdotas adicionales ocurrieron en la vida de este hombre, entre ellas que fue intentado de envenenar por otro sacerdote el cual lo envidiaba y le envió un trozo de pan que contenía veneno. El mismo San Benito le dio la orden a un cuervo que llevará ese pan hasta un lugar donde nadie lo pudiera encontrar y por tanto no afectara a otras personas.

San Benito se representa con un libro y una regla, siendo esta la manera clásica de su iconografía, sin dejar a un lado el cuervo con un trozo de pan en la boca, recordando el hecho poco célebre que se mencionó anteriormente.

San Benito el patrono de los agricultores, así como también de profesionales como ingenieros, granjeros  y arquitectos, además de quienes padecen enfermedades renales y también se invoca con el fin de ser protegidos de la ortiga, de enfermedades como la erisipela y para no caer fácilmente en las tentaciones.

Sobre su poderosa medalla

medalla de San Benito

Una de las reliquias más antiguas del cristianismo sin dudas es esta poderosa medalla, que contiene en en su interior nada más y nada menos que el poder liberador de Cristo Jesús.

En la parte frontal de esta reliquia se aprecia como aparece el santo y en una de sus manos lleva consigo la Cruz de Cristo, la Cruz del Rey de Reyes y en su otra mano tiene agarrado las reglas, las cuales escribió el mismo San Benito y son los fundamentos principales por medio de cuales se rigen los monjes. Además del cuervo con un trozo de pan y varias escrituras referentes al poder de la misma medalla.

La parte trasera se aprecia una gran cruz que cubre casi toda su extensión un gran número de letras, que son abreviaturas de frases en sí, sobre el santo y su intercesión ante Dios.

Cómo orar correctamente a nuestro patrono

rezar a nuestro patrono

Para orar o dirigirse al Padre es necesario tener siempre un corazón puro de todo mal, no desear el mal a nadie y hacer las paces con el hermano que se esté peleado, siempre y cuando esto sea posible. Sin dudas Dios escuchará a todo corazón arrepentido.

Un arquitecto debe colocar de corazón su obra bajo a la intercesión de San Benito y seguro ésta saldrá bien, de igual forma el ganadero, cada día de su trabajo y triunfará sin dudas. Las personas con enfermedades renales o que no quieran contraer erisipela, deben colocar de todo corazón su súplica y el santo no dudará en oírlos.

Cristo es misericordioso y si un santo aboga por una causa, este no dudaría en socorrerla. Si se tiene la medalla, en ella se puede colocar toda la fe, gloria y poder del Salvador, para así estar libres de todo mal.

Qué esperar en cada oración

Como dice la frase “Pedid y se os dará, pero pedid con fe”. Si una súplica es realizada ante el trono de Dios por medio de la intercesión de San Benito, ésta seguramente será realizada por el Padre Celestial, pero es necesario que quien coloque este ruego en sus manos crea firmemente que Dios se glorificará en su necesidad.

Claramente alguien que crea estar contagiado por erisipela no estará tranquilo y se angustiará, ya que es humanamente casi imposible abandonar una situación así, pero nunca dudar que Dios puede resolver esa situación y salvar  de esa enfermedad, por más que sea algo muy complicado, es la labor de todo Cristiano creer que Cristo es más grande que ese problema en especial si San Benito y su Medalla están de por medio.

Una oración termina en bendición y San Benito es un gran intercesor y protector, por ello jamás dudar del poder de Cristo y de San Benito al hablar con el Rey de Reyes, el Señor de los Ejércitos, El Dios de Israel, el Todopoderoso.